SEMANA 33 DE EMBARAZO.



Cada vez el bebé tiene menos espacio y presiona y las paredes del útero, si a eso le sumamos el peso adquirido y posible retenciones de líquidos, puede hacer que aparezcan problemas en la espalda como problemas de la ciática.
Además, todo esto traerá problemas digestivos, notarás que te sacias antes y que las digestiones son más pesadas de lo normal.

Es un buen momento para practicar técnicas de control de dolor: respiraciones, yoga, algún curso Lamaze, y empezar a pensar en si quieres utilizar anestesia epidural, epidural ambulante, o tomar otro camino que desee… el médico podrá aclararle las dudas que le aparezcan.

En la semana 33, o quizá antes, puede que le practiquen una analítica para analizar ciertos valores relevantes como la anemia. También se suele volver a hacer una serología de toxoplasma si la gestante es seronegativa y también una coagulación de cara a la administración de analgesia epidural si la gestante lo desea.

EL BEBÉ:

Es curioso que a partir de esta semana, se perciban ciertos movimientos oculares que hace pensar que sueña…  curioso porque no tiene imágenes, ni experiencias a las que echar mano para producir sueños. No obstante el cerebro sigue desarrollando millones de neuronas.

Dado que tiene menos espacio para moverse, empieza a colocarse más frecuentemente boca abajo.

Probablemente supere los 2.000 gramos y los 40 cm.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...