SEMANA 29ª DE EMBARAZO

A partir de la semana 29, todos los síntomas propios de la presión ejercida por el aumento del volumen del útero, se intensifican. La acidez, calambres, presión, retención de líquidos, hemorroides y otros. Pero también notarás otras cosas más agradables como la mayor frecuencia de movimientos del bebé. Una sensación única que te relajará sentir porque quiere decir que tu bebé se encuentra perfectamente.

A partir de esta semana se empiezan a notar las contracciones de Braxton Hicks. Tensiones internas pero que no van acompañadas de dolor. No son señales del parto, como las contracciones que van acompañadas de dolor. No obstante, ante cualquier duda conviene acudir al médico. Y como normal general, si se sienten más de 5 contracciones en menos de una hora, también es recomendable acudir o consultarlo al médico.

Aunque es posible que sientas reflujos o acidez, recuerda que debes alimentarte muy bien. Sobre todo hay que tener especial cuidado con la falta de hierro, algo que es muy frecuente durante el embarazo. Se recomienda tomar más de 30 miligramos de hierro al día, y acompañar la comida con vitamina C que ayuda a la absorción de este elemento. Cualquier duda consúltalo con el ginecólogo.
También es esencial tomar calcio para que los huesos del bebé

se vayan formando.

El bebé:

Como hemos dicho anteriormente, el bebé se seguirá moviendo más. Señal de que ejercita sus nervios, sus músculos, sus sentidos… vamos, de que va a ser guerrero/a.
Poco a poco empezará a moverse, a prepararse para el parto y poniéndose boca abajo. 
Normalmente superará los 40 cm y casi llegará a los 1500 gr, aunque no todos los bebés se desarrollan al mismo ritmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...